22 ene. 2014

La vida extraterrestre podría existir más allá de la zona habitable

Los planetas de diámetro similar al terrestre podrían soportar o albergar vida al menos diez veces más lejos de sus estrellas de lo que se pensaba. Al menos eso es lo que suponen ahora los científicos de la Universidad de Aberdeen y de la Universidad de St. Andrews. Entonces, a partir de esto, muchos planetas descubiertos que se consideraban no aptos para la vida pasan ahora a ser candidatos a sostenerla. A estas distancias, sin embargo, la vida sólo podría existir bajo la superficie de estos mundos. Estos equipos de investigadores desafían la denominada “zona habitable” que tradicionalmente se supuso; la cual es un área alrededor de las estrellas en donde la vida tal como la conocemos podría existir.
La zona habitable clásica se basa en que un planeta que posea vida no puede estar demasiado cerca de su estrella, dado que el agua estaría en estado de gas; ni tampoco demasiado lejos porque entonces el agua estaría en estado sólido. Y la vida tal como se la conoce requiere de agua en estado líquido. Pero esta teoría de la zona habitable no tiene en cuenta la vida que pueda existir al amparo, bajo la superficie del planeta. A medida que se viaja más profundo en un planeta geológicamente activo, la superficie aumenta paulatinamente. En la Tierra la temperatura aumenta aproximadamente 1º C cada 180 metros que se desciende bajo la superficie (siendo el principio de la curva relativamente lineal). Entonces, en estos planetas extrasolares que habiten más allá de la zona habitable tradicional, donde el agua en superficie estaría en estado sólido, podría contener vida debajo de la superficie a una profundidad tal que la temperatura permitiese agua en estado líquido.

Kepler 11 fuente Wikipedia
El equipo de científicos creó un modelo informático que calcula la temperatura por debajo de la superficie de un planeta de tamaño arbitrario a una determinada distancia de su primaria. Se calcula que aquí en la Tierra la vida puede existir a una profundidad de hasta 10 kilómetros bajo su superficie habiéndose confirmado su existencia a una profundidad de 5,3 kilómetros. Usando este modelo informático los investigadores ampliaron la zona habitable de planetas tipo terrestre que orbiten estrellas similares al Sol tres veces si se toman los primeros 5 kilómetros de profundidad.
Este modelo confirmó que en Tierra la vida podría sobrevivir a una profundidad de 5 kilómetros incluso si nuestro planeta se encontrase 3 veces más lejos del Sol de lo que está. Si se va más profundo, hasta los 10 kilómetros bajo la superficie, entonces la zona habitable de la Tierra se extendería hasta 14 veces más lejos de lo que está, es decir a unos 2100 millones de kilómetros. Es decir, entre las órbitas de Saturno y Urano.
La zona habitable actual no se limita sólo a la órbita terrestre sino que se extiende aproximadamente a unos 220 millones de kilómetros, hasta la órbita de Marte. 
Aunque también en los planetas mucho mayores que la Tierra la zona habitable sería tan amplia tomando 5 kilómetros de profundidad que se extendería hacia el espacio interestelar incluyendo planetas carentes de atmósfera. Esto tiene implicancias enormes porque se han descubierto planetas que vagan por el espacio, los cuales han sido expulsados de sus sistemas. Estos podrían portar con ellos vida en su interior.

Comparativa de planetas extrasolares. Fuente Wikipedia
Estos planetas gigantes, de tamaños menores o similares a los de Júpiter, emiten más energía interna producto de las desintegraciones radiactivas, de modo que bastarían unos pocos kilómetros bajo su superficie para que el agua estuviese ya en estado líquido.
Se supone que el planeta Gliese 581 d, que se encuentra a 20 años luz de la Tierra en la constelación de Libra es demasiado frío para contener vida en su superficie, pero este modelo afirmaría que bien podría contener vida en su interior dado que podría soportar agua en estado líquido a tan sólo 2 kilómetros bajo su usuperficie (suponiendo que es geológicamente similar a la Tierra).
Se supone incluso que la vida en la superficie de los planetas es algo inusual, y que en realidad la norma sería la vida por debajo de la superficie de los mundos.
El equipo de la de la misión Kepler informó recientemente en Astrophysical Journal que en cuatro años de observaciones se realizó el seguimiento en lo referente a las masas, tamaños y órbitas de 49 planetas orbitando 22 estrella. El estudio confirmó que los numerosos descubrimientos de Kepler son efectivamente planetas con masas que varían entre la Tierra y Neptuno.
Una de las cuestiones principales con respecto a estos planetas extrasolares es cuán parecidos son a la Tierra. Es decir, ¿son rocosos como nuestro planeta o son versiones reducidas de Neptuno? ¿Son mundos helados o hirvientes? ¿Qué fracción de estos planetas son reconocibles como familiares de nuestro planeta rocoso?

Representación artística de un planeta tipo Júpiter Caliente. Fuente Wikipedia
Las mediciones de masas realizadas por Kepler han proporcionado una pista: una gran fracción de planetas pequeños de 1,5 veces el radio terrestre estarían formados por silicatos, hierro, níquel y magnesio. Estos elementos serían indicativos de que estos planetas serían de tipo rocoso. Con estos datos los científicos estarían en condiciones de estimar la fracción de estrellas que albergan planetas rocosos de la población general. Y eso sería un paso más cerca de encontrar un entorno habitable más allá del sistema solar, tal vez, como se dijo más arriba, bajo la superficie.
Las especulaciones son infinitas. Sólo la ciencia es la limitante a la hora de crear hipótesis. ¿Podría uno de estos planetas errantes, que vagan por el espacio interestelar, albergar vida en su interior a pesar de estar tan alejados de una estrella? ¿Podría una civilización extraterrestre moverse por el espacio de esta manera? Con estos datos se sabe que la vida por debajo de la superficie de los planetas puede existir mucho más allá de la zona habitable tradicional, de modo que es lícito pensar que seres extraterrestres varios milenios más avanzados evolutivamente que nosotros use esto para transportarse por el espacio. Todo lo que esté permitido por las leyes de la física puede suceder, y eventualmente sucederá.

Traducido y adaptado por Mariano Miguel

No hay comentarios: