6 feb. 2014

Descubren una enana marrón de inusual color rojo

Un equipo de astrónomos liderado por Federico Marocco del centro de astrofísica de la University of Hertfordshire ha descubierto una enana marrón cuyo color es inusualmente rojo.
Las enanas marrones son cuerpos celestes que están al límite de ser una estrella. No tienen la masa suficiente como para lograr que en sus núcleos se generen reacciones termonucleares de fusión de carácter estable, pero en algún momento de su formación tuvieron episodios de fusión en sus núcleos (de algunos isótopos como los del hidrógeno), lo que hizo que se produzcan sistemas de convección haciendo el interior de estos cuerpos de composición muy similar al de las estrellas. Tampoco pueden ser consideradas planetas, pues son demasiado masivas y además emiten radiación infrarroja y algo de luz (emiten un brillo débil). Pero como no mantienen reacciones termonucleares estables, poco a poco van perdiendo temperatura a lo largo del tiempo. La masa límite para una enana marrón sería de aproximadamente (dependiendo de la composición química) 80 masas jovianas.

Representación artística de una enana marrón por M.M. Lanzi
Esta enana marrón descubierta por el grupo de astrónomos, la cual es inusualmente roja, se denomina ULAS J222711-004547. Este color llamó la atención pues se la comparó con las enanas marrones tradicionales o “normales” y presenta grandes diferencias.
Se le hizo otras observaciones con el telescopio de Chile (Very Large Telescope) y se comprobó a partir de una innovadora técnica de análisis de datos que su peculiaridad en el color se debe a una muy espesa capa de nubes en su atmósfera más lejana y superior.
Federico Marocco afirmó que este tipo de nubes es el que estamos acostumbrados a ver en la Tierra, aunque en esta enana marrón están formadas por polvo de minerales como la estatita o el corindón. Dijo que "no sólo hemos sido capaces de inferir su presencia, sino también hemos sido capaces de estimar el tamaño de los granos de polvo en las nubes."
Por supuesto que la espectroscopía ha sido la principal herramienta para la determinación de la composición química de este cuerpo celeste. Además, como es sabido por los fenómenos atmosféricos terrestres, el tamaño de los granos de polvo influye en el color del cielo. Por lo tanto, el cielo rojo de la enana marrón descubierta indica la presencia de una atmósfera cargada de partículas de polvo y vapor de agua. 
Si se analizan los planetas gigantes del Sistema Solar tales como Júpiter o Saturno, se ve que las nubes se disponen en capas que poseen amoníaco, sulfuro de hidrógeno y vapor de agua. El ambiente presente en la enana marrón posee mayor temperatura y contiene vapor de agua, metano y probablemente amoníaco. Pero principalmente el material predominante son las partículas minerales de arcilla de tamaños diversos.
El Dr. Avril Day-Jones, de la University of Hertfordshire's Centre for Astrophysics Research, que contribuyó al descubrimiento y el análisis de la enana marrón en cuestión, dijo que siendo unas de las enanas marrones más rojas jamás observadas, es un blanco ideal para múltiples observaciones y para entender cómo funcionan los climas en ambientes tan extremos. Y concluyó: "Mediante el estudio de la composición y variabilidad de la luminosidad y los colores de los objetos de este tipo, podemos entender cómo funciona el tiempo en las enanas marrones y cómo se vincula a otros planetas gigantes."

Por Mariano Miguel Lanzi

No hay comentarios: