5 mar. 2014

Detectan desde Chile ocho nuevos exoplanetas

Con una nueva técnica más sensible, los astrónomos han descubierto ocho nuevos mundos, tres de los cuales están en la llamada "zona habitable" de sus estrellas y son sólo un poco más masivos que la Tierra. 

Los planetas en esta región, donde la temperatura es la correcta para que el agua esté presente en estado líquido, es más probable que sean capaces de soportar la vida. Este grupo de astrónomos del Reino Unido y Chile informó sobre el descubrimiento de los ocho nuevos planetas pequeños que orbitan alrededor de estrellas enanas rojas en las inmediaciones del Sol, tres de los cuales pueden ser habitables. A partir de este resultado, los científicos, encabezados por Mikko Tuomi de la Universidad de Hertfordshire, estiman que una gran parte de las enanas rojas, que representan por lo menos tres cuartas partes de las estrellas en el universo, se han asociado a planetas de baja masa.
El descubrimiento se realizó a partir de análisis de los datos del instrumento UVES (Ultravioleta y Visual Echelle) y del HARPS (High Accuracy Radial Velocity Planet Buscador ). Los dos son operados desde el Observatorio Europeo Austral de la European Southern Observatory. Los resultados fueron publicados en la revista Monthly Notices de la Royal Astronomical Society .

Representación artística de un exoplaneta. By NASA/Ames/JPL-Caltech
Estos exoplanetas recién descubiertos (los cuuales necesitan confirmación) orbitan a sus primarias con períodos de dos semanas a nueve años, a distancias de 6 a 600 millones de kilómetros. La distancia a la Tierra de estos planetas exteriores está en el rango de los 15 a 80 años luz, es decir, en las vecindades del Sol.
Para descubrir estos planetas (recordemos que no se ven mediante telescopio), los astrónomos utilizan la atracción gravitatoria como fuente de datos. Cuando dos o más cuerpos están unidos gravitatoriamente, por ejemplo una estrella y un planeta, ambos orbitan en torno a un centro común. Dicho centro de masas está muy dentro del radio de la estrella debido a su enorme masa respecto al planeta o sistema de planetas. De manera que desde la Tierra, las líneas espectrales de la estrella varían corriéndose del rojo al azul y viceversa a medida que la estrella se bambolea en torno a ese centro de masas. Es decir que se detecta una oscilación periódica a la luz proveniente de la estrella. Estas oscilaciones son eventualmente muy tenues para ser analizadas por un solo instrumento. Pero al combinar los datos de UVES y HARPS, el equipo fue capaz de detectar y analizar estas débiles señales
"Estábamos buscando solamente en los datos del UVES, y notamos cierta variabilidad que no podía ser explicada como ruido aleatorio. Al combinar estas observaciones con los datos del HARPS, logramos detectar este espectacular recorrido de candidatos a planeta", dijo Mikko Tuomi. "Estamos sondeando claramente una población muy abundante de planetas de baja masa, y fácilmente podemos esperar encontrar muchos más en el futuro cercano, incluso alrededor de otras estrellas más cercanas al Sol".
Hugh Jones, también de la Universidad de Hertfordshire, dijo: "Este resultado es algo esperado en el sentido de que los estudios de las enanas rojas distantes con la misión Kepler indican una población significativa de pequeños planetas. Así que es agradable poder confirmarlo con una muestra de las estrellas que se encuentran entre los más brillantes de su clase".
Estos descubrimientos suman ocho nuevas señales de exoplanetas al total previo de 17 ya conocidos en todo este tipo de estrellas de baja masa. El equipo también piensa analizar otras diez señales más débiles.

Por Mariano Miguel Lanzi.

No hay comentarios: