25 mar. 2014

Detectan dos nuevos sistemas planetarios en las cercanías del Sol

Luego de los primeros meses de funcionamiento, el Observatorio Lick, usando el reciente telescopio Automated Planet Finder (APF), ha agregado dos sistemas planetarios extrasolares a la extensa lista de los ya detectados.
Este telescopio totalmente automatizado ha escrutado el cielo noche tras noche desde enero del corriente año en busca de exoplanetas. Cada noche, el algoritmo cargado al sistema robótico comprueba el estado del tiempo, decide qué observará y mueve el telescopio hacia muchas estrellas realizando mediciones que revelen la presencia de exoplanetas.
Los dos primeros sistemas planetarios detectados por el APF ya se sospechaban inicialmente sobre datos obtenidos por el equipo de Steven Vogt, pero sólo se confirmaron después de repetidas observaciones con el APF. Uno de los sistemas (HD 141399) consta de cuatro planetas gigantes gaseosos, similares a los cuatro gigantes de nuestro Sistema Solar, excepto que sus órbitas son mucho más cercanas a su estrella. El otro sistema (GJ 687) cuenta con un planeta de masa similar a la de Neptuno orbitando una estrella enana roja. 

Si bien estos exoplanetas son gigantes, el APF tiene la sensibilidad requerida para detectar un planeta del tamaño de la Tierra que quizás se encuentre orbitando a la estrella primaria cercano a la zona habitable.

Representación artística de un júpiter caliente. Esta imagen es sólo
orientativa y no tiene relación con el descubrimiento de estos dos nuevos
sistemas planetarios. Crédito: NASA.
La búsqueda de planetas fuera de nuestro sistema solar ha dado como resultado un gran número de descubrimientos en los últimos años, especialmente desde que la NASA puso en órbita el telescopio Kepler, que se unió a otros telescopios terrestres. Aunque a diferencia de Kepler, que se centró en estrellas distantes en un pequeño trozo de cielo, la APF se centra en estrellas cercanas y cubre todo el cielo.
"Los sistemas planetarios que estamos encontrando son nuestros vecinos más cercanos. Esos son los que importan a las generaciones futuras", dijo Steven Vogt, profesor de astronomía y astrofísica en la Universidad de Santa Cruz, California; quien dirigió el proyecto y ha presentado dos documentos que describen los nuevos sistemas planetarios descubiertos recientemente por la APF. 
La instalación del APF consiste de un telescopio de 2,4 metros y el Espectrómetro Levy, que Vogt ha diseñado y optimizado específicamente para la caza de exoplanetas.

"Steve Vogt cuenta con una larga historia de romper barreras en el diseño y construcción de los espectrómetros más sensibles y precisos del mundo. Esta vez, se ha superado a sí mismo", dijo el co-investigador del APF, Geoffrey Marcy , profesor de astronomía en la Universidad de Berkeley.
El año pasado, Marcy sugirió que la luz láser concentrada podría indicar la presencia de civilizaciones tecnológicas viviendo en planetas distantes. "Piense en la humanidad 300 años al futuro", dijo Geoffrey Marcy en agosto de 2013. (Marcy es actualmente profesor de Astronomía en la Universidad de California, Berkeley, famoso por haber descubierto 70 de los 100 primeros exoplanetas). "Supongamos” dijo, “que establecemos una colonia en otro planeta. La forma más probable que usemos para comunicaremos con los seres humanos en esas colonias planetarias es mediante señales de radio o por rayos de luz."
Marcy cree que puede haber otras civilizaciones en el universo más adelantadas tecnológicamente que nosotros que podrían estar comunicándose mediante señales de radio en una red que él llama: "Internet galáctico."
Representación artística de un exoplaneta (con Gliese 436). Crédito NASA

Vogt también diseñó espectrómetros para el Telescopio Keck I en Hawai y para el telescopio Shane del Observatorio Lick. Ambos han sido instrumentos útiles y productivos para la búsqueda de exoplanetas. Aunque en muchos aspectos el APF es más potente como buscador de planetas que incluso el telescopio Keck, de 10 metros. Esto es así porque el APF fue construido especialmente para ese propósito.
La precisión con la que el instrumento puede medir el movimiento de una estrella es mucho mejor que la que se puede lograr con el Keck.
"Podemos hacer el mismo trabajo que hicimos con el Keck, aunque ahora tenemos el APF todas las noches en lugar de sólo un par de noches por mes", dijo Vogt. "Lo que estamos aprendiendo de todo esto (del Kepler y de nuestro propio trabajo) es que hay un gran número de planetas ahí fuera, más planetas que estrellas, y están por todas partes, incluyendo al lado nosotros".
La APF también será útil para una amplia gama de observaciones astronómicas convencionales que implican la espectroscopia, incluyendo observaciones de seguimiento de las explosiones de supernovas brillantes y de las fuentes ópticas de las explosiones esporádicas de rayos gamma. "La robótica del APF se adapta para observar estas explosiones cósmicas en cuestión de segundos para permitir el análisis espectroscópico de su brillante destello de luz", dijo Marcy.
Alrededor del 20 por ciento del tiempo del APF se reserva para fines distintos al hallazgo de exoplanetas. El resto del tiempo de observación se divide en partes iguales entre los equipos de búsqueda exoplanetaria liderados por Vogt y Marcy.

"Yo no soy un optimista", dijo Marcy al referirse a la probabilidad de encontrar vida extraterrestre inteligente. "Incluso apuesto mi casa a que fracasaremos. Pero esta es una cuestión tan importante, la cuestión de saber si estamos solos, que la única manera de averiguarlo es correr el riesgo.”

Por Mariano Miguel Lanzi

No hay comentarios: