18 abr. 2014

Nace una nueva luna en Saturno a partir de sus anillos

A partir de detalladas observaciones de los anillos de Saturno, los astrónomos creen estar presenciando el nacimiento de una nueva luna desde esos fragmentos helados. 

"No hemos visto nada como esto antes", dijo Carl Murray, de la Universidad Queen Mary de Londres. "Podríamos estar viendo el acto de nacimiento de una luna de los propios anillos de Saturno. La teoría sostiene que Saturno hace mucho tiempo tenía un sistema de anillos mucho más masivo, capaz de dar a luz a lunas más grandes".
La Nave espacial Cassini de la NASA ha documentado la formación de un pequeño objeto helado dentro de los anillos de Saturno, que podría ser una nueva luna. Este objeto en formación también puede proporcionar pistas sobre la formación de las demás lunas conocidas del planeta. Las imágenes tomadas con la cámara de ángulo estrecho de la Cassini, el 15 de abril de 2013, muestran alteraciones en el mismo borde del anillo A de Saturno (el más exterior de los grandes y brillantes anillos del planeta). Una de estas perturbaciones es un arco alrededor del 20 por ciento más brillante que sus alrededores, de 1200 kilómetros de largo y 10 kilómetros de ancho. Los científicos también encontraron protuberancias inusuales en el perfil generalmente suave del borde del anillo. A partir de los datos, se supone que el arco y las protuberancias son causadas por los efectos gravitacionales de un objeto cercano. Los detalles de las observaciones fueron publicadas el día 14 de abril de 2014 por la revista Icarus.

Supuesto nacimiento de una luna en los anillos de Saturno.
Crédito CASINI, JPL, NASA.
No se espera que el objeto crezca más, incluso podría estar fragmentándose. Pero el proceso de su formación puede ayudar a la comprensión de cómo las lunas heladas de Saturno, incluyendo a Titán y Encelado, pueden haberse formado en los anillos más masivos hace mucho tiempo. También proporciona una idea de cómo podrían haberse formado la Tierra y los otros planetas de nuestro Sistema Solar a partir del disco protoplanetario y luego haber migrado más lejos de nuestra estrella, el sol.
La alteración visible en el borde exterior del anillo A de Saturno en la siguiente imagen de la nave espacial Cassini de la NASA podría ser causada por un objeto en proceso de nacimiento, como lo sería una luna helada más.
El objeto, llamado informalmente "Peggy", se estima que de formarse definitivamente no poseerá más de un kilómetro de diámetro. Y más tarde podría experimentar el proceso de migrar fuera del anillo. Este fenómeno de migración es teórico y propone los pasos en el nacimiento de varias lunas heladas de Saturno y su movimiento hacia afuera del anillo.
Esta imagen (superior) es parte de la observación registrada por la cámara de ángulo estrecho de la Cassini, el 15 de abril de 2013. La característica brillante en el borde del anillo A es de aproximadamente 1200 kilómetros de largo.
Esta vista mira hacia el lado iluminado de los anillos desde unos 53 grados por encima del plano de los mismos. Se obtuvo desde una distancia de aproximadamente 1,2 millones de kilómetros de Saturno. La escala es de aproximadamente 7 kilómetros por píxel.
Peggy es demasiado pequeño para ser visto en las imágenes hasta ahora. Pues como se mencionó, los científicos estiman que posee no más de un kilómetro de largo o, si se quiere, diámetro. Las lunas heladas de Saturno varían en tamaño dependiendo de su proximidad al planeta. Las más alejadas son mayores. Y muchas de estas lunas de Saturno están compuestas principalmente de hielo, al igual que las partículas que forman los anillos. Con base en estos hechos, y otros indicadores, los investigadores recientemente propusieron que las lunas heladas se formaron a partir de las partículas de los anillos y luego se movieron hacia el exterior, lejos del planeta, quizás fusionándose con otras lunas en el camino.
"Ser testigo del posible nacimiento de una pequeña luna es un emocionante e inesperado evento", dijo Linda Spilker del proyecto Cassini, del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, California. Según Spilker, la órbita de la sonda Cassini se moverá más cerca del borde exterior del anillo A a finales de 2016 y brindará la oportunidad de estudiar a Peggy con más detalle y tal vez incluso obtener su imagen.
Es posible que el proceso de formación de la luna en los anillos de Saturno haya terminado con Peggy. Esto es así porque los anillos de Saturno están ahora, con toda probabilidad, demasiado agotados de material como para dar formación a más lunas. 

Por Mariano Miguel Lanzi

No hay comentarios: