16 may. 2014

¿Desaparecerá la Gran Mancha Roja de Júpiter?

La histórica Gran Mancha Roja del planeta Júpiter, una gigantesca tormenta con forma de remolino más grande que la Tierra, se está reduciendo significativamente. Está pasando de ser de forma ovoide a casi circular, y su color se observa más uniforme, mostrando pocas irregularidades. La gran mancha se comenzó a registrar sistemáticamente desde la década de 1930, pero ahora el Telescopio Espacial Hubble recogió imágenes donde se la nota de un tamaño más pequeño del que nunca se la vio.
La Gran Mancha Roja de Júpiter es un remolino de nubes denominado tormenta anticiclónica. Se manifiesta en las imágenes del planeta gigante como una especie de ojo rojizo con ribetes amarillos, naranjas y blancos. Dentro de esta gigantesca tormenta joviana pueden desarrollarse vientos cuyas velocidades llegarían a ser de varios cientos de kilómetros por hora. Y como la tormenta nunca cesa (al menos no lo ha hecho desde la década mencionada más arriba o algunos registros anteriores), gira con el planeta de manera diferencial recorriendo aproximadamente toda la zona ecuatorial del mismo.

Comparativa de tamaños de la Gran Mancha Roja de Júpiter.
Para ver la imagen en detalle visitar el siguiente enlace:
Crédito: NASA
Las observaciones más históricas de la mancha se remontan a finales de 1800, donde se pudo calibrar la magnitud de este fenómeno estimando un tamaño de 41 mil kilómetros en la parte más ancha.
De manera que cabrían dentro de esa tormenta tres discos terrestres de forma holgada. En 1979 y 1980 las dos sondas de la NASA Voyager sobrevolaron y midieron este acontecimiento climático de Júpiter con mucha precisión. La cifra que obtuvieron fue de 23335 kilometros en la zona más amplia. Si los valores obtenidos en 1800 fueron los correctos, la reducción de tamaño fue significativa. Pero en estos días, el Hubble ha mirado otra vez esta característica y se ha registrado una nueva reducción; ahora es de 16500 kilómetros en su zona más ancha.
Amy Simon, de la Goddard Space Flight Center de la NASA en Maryland, dijo que los datos aportados por el telescopio Hubble revelan el diámetro más pequeño que se haya medido hasta ahora.
Las observaciones realizadas por aficionados han mostrado que a partir de 2012 la mancha se ha contraído de manera constante y rápida. La parte más ancha de la mancha se redujo aproximadamente mil kilómetros por año. La causa de esta contracción no se conoce todavía.
"En nuestras nuevas observaciones se evidencian muy pequeños remolinos que alimentan a la tormenta", dijo Simon. "Tenemos la hipótesis de que estos remolinos pueden ser los responsables de los cambios acelerados medidos. Ellos serían los responsables de la alteración de la dinámica interna de la Gran Mancha Roja."
El plan de Simon y de su equipo es estudiar los movimientos de estos remolinos, y también la dinámica interna de la mancha, para determinar cómo se alimenta el vórtice tormentoso mientras se va disolviendo y perdiendo impulso.

Pf. Mariano Miguel Lanzi

No hay comentarios: