2 may. 2014

La detección de vida extraterrestre puede ser una tarea más difícil de lo que se pensaba

Hasta la fecha se han confirmado 1774 exoplanetas y se supone que podría haber más de 100 mil millones sólo en nuestra galaxia, la Vía Láctea. Y a pesar de que aún no se ha detectado la presencia de vida fuera de nuestro planeta, los científicos son optimistas en referencia a las probabilidades favorables de su existencia. Pero plantean que la búsqueda de vida en planetas fuera de nuestro mundo debe hacerse de la manera correcta si se quieren obtener resultados positivos. 
Según un nuevo estudio, los científicos encuentran muchas razones para ser optimistas de que van a encontrar indicios de vida extraterrestre en las próximas décadas, aunque sólo que tal vez no se halle en un planeta como la Tierra, que orbite alrededor de una estrella similar al Sol.
El estudio sugiere que la búsqueda de vida en planetas fuera de nuestro sistema solar puede ser más difícil de lo que se pensaba. El trabajo, escrito por un equipo internacional de investigadores y liderado por Hanno Rein, de la University of Toronto Scarborough, perteneciente al Department of Physical and Environmental Science, describe que el método utilizado para detectar firmas biológicas en tales exoplanetas puede producir un resultado positivo pero de carácter falso.

Representación artística de varios exoplanetas. Crédito: NASA

La presencia de múltiples productos químicos como el metano y el oxígeno en la atmósfera de un exoplaneta se considera un ejemplo de firma biológica, o evidencia de vida pasada o presente. El equipo de Rein descubrió que un planeta sin vida con una luna sin vida puede imitar los mismos resultados que un planeta con presencia de seres vivos.
Rein dice que no habría diferencias, dado que la gran lejanía sólo permite el análisis espectroscópico y no óptico. La resolución necesaria para identificar correctamente una auténtica firma biológica de un falso positivo sería imposible de obtener incluso con telescopios disponibles en el futuro previsible, continúa diciendo Rein.
"Un telescopio tendría que ser exageradamente grande, algo así como de cien metros de diámetro y tendría que ser construido en el espacio", dice. "No existe este tipo telescopio actualmente, y no hay planes para construir uno así en el corto plazo".
Los métodos actuales pueden estimar el tamaño y la temperatura de un planeta extrasolar con el fin de determinar si podría existir agua líquida en la superficie, dado que se cree que es uno de los criterios para que un planeta tenga las condiciones adecuadas para sostener la vida.
“Mientras que muchos investigadores utilizan modelos para imaginar la atmósfera de estos planetas, todavía no son capaces de hacer observaciones concluyentes”, dice Rein. "No podemos tener una idea de que el ambiente sea en realidad similar a nuestro planeta, no con los métodos que tenemos a nuestra disposición".
"Debemos asegurarnos de que estamos mirando los objetos adecuados", dice, y añade que la búsqueda de vida en nuestro Sistema Solar debe seguir siendo una prioridad. Señala el reciente descubrimiento de un océano líquido en Encélado, una de las lunas más grandes de Saturno, como un buen ejemplo.
"En cuanto a los exoplanetas, queremos ampliar la búsqueda y estudio de planetas alrededor de estrellas que sean más frías y menos luminosas que nuestro sol. Un ejemplo es el planeta recientemente descubierto denominado Kepler-186f, que está orbitando una estrella enana-M", dice Rein.
La localización de un planeta en una zona habitable de una estrella es sólo el comienzo, luego habrá que indagar mucho más y ser capaces de obtener una buena resolución con diferentes métodos para modelar su atmósfera y determinar lo que haya en ese planeta.

Por Mariano Miguel Lanzi

No hay comentarios: