13 jun. 2014

El modelo estándar de formación de galaxias presenta serias contradicciones con las observaciones

Las galaxias enanas que orbitan alrededor de la Vía Láctea o las que orbitan otras galaxias como Andrómeda desafían el modelo aceptado de formación de las galaxias, y los recientes intentos por emparcharlos son también defectuosos, informa un equipo internacional de astrofísicos. El estudio evidencia incógnitas en la comprensión actual de la formación de galaxias y cuestiona el modelo aceptado sobre el origen y evolución del universo. Según el paradigma estándar, el 23 por ciento de la masa del universo está formada por partículas invisibles conocidas como la materia oscura.

"El modelo predice que las galaxias enanas deberían formar parte interior de pequeños cúmulos de materia oscura, y que estos grupos deben estar distribuidos al azar sobre su galaxia madre”, dijo David Merritt , profesor de astrofísica en Rochester Institute of Technology. "Pero lo que se observa es muy diferente. Las galaxias enanas que pertenecen a la Vía Láctea y Andrómeda se consideran estar orbitando en grandes estructuras en forma de discos delgados". De manera que no estarían dentro del halo de materia oscura de la galaxia madre como se suponía con anterioridad o como lo supone el modelo estándar.

Andrómeda y sus satélites. Crédito: NASA
El estudio, dirigido por Marcel Pawlowski, de la Universidad Case Western Reserve, critica tres trabajos recientes generados por diferentes equipos internacionales, todos los cuales concluyeron que las galaxias satélite respaldan el modelo estándar. 
La crítica realizada por Merritt y sus colegas se basa principalmente en la puntualización de "graves problemas" presentes en los tres estudios. El equipo de 14 científicos de seis países diferentes ha replicado los análisis anteriores con los mismos datos y simulaciones cosmológicas y se acercó con mejores resultados estadísticos a lo que son las estructuras visibles en la Vía Láctea y la galaxia de Andrómeda .
El modelo cosmológico estándar ha sido el marco de referencia para muchas generaciones de científicos, algunos de los cuales están empezando a cuestionar su capacidad para reproducir con precisión lo que se observa en el universo cercano. Merritt se cuenta entre el grupo pequeño y en crecimiento que está cuestionando el paradigma aceptado.

"Nuestra conclusión tiende a favorecer a un modelo suplente y mucho más viejo, un modelo en el que las galaxias satélite fueron sacadas de otras galaxia cuando interactuaban con las (grandes) del Grupo Local de galaxias en el pasado lejano", dijo Merritt. "Este modelo de 'marea' puede explicar naturalmente por qué los satélites observados están orbitando en discos delgados".

El progreso natural del pensamiento científico abarca desafíos a las teorías y los modelos defendidos por una razón. Merritt señala que cuando se tiene una clara contradicción entre el modelo y la realidad, uno debe reformularlo. "Así es como se logran avances en la ciencia."
Merritt es el co-autor de "Co-orbiting satellite galaxy structures are still in conflict with the distribution of primordial dwarf galaxies”, que se publicará en un próximo número de Monthly Notices de la Royal Astronomical Society. Un pre-impresión del trabajo está disponible en línea en:


Pf: Mariano Miguel Lanzi

No hay comentarios: