6 nov. 2015

El viento solar barrió la atmósfera del planeta Marte primitivo

En una rueda de prensa la NASA informó acerca de cuatro trabajos realizados por científicos en lo referente a la pérdida de la atmósfera del planeta rojo. Porque claro, el yermo e inhóspito planeta Marte que vemos hoy fue en un pasado remoto un planeta muy distinto, pues poseía enormes masas de agua líquida en su superficie. La pregunta acerca de dónde fue a parar todo ese líquido es inevitable. De manera que también cabe preguntarse ¿qué provocó un cambio tan extremo en las condiciones de Marte?
Los científicos afirman desde hace varios años a partir de datos recogidos por diferentes misiones al planeta vecino que las evidencias geológicas y geoquímicas apuntan a que hubo un gran cambio climático en Marte que modificó al extremo su fisonomía. Hoy, la superficie de Marte está a una temperatura inferior a -60ºC de promedio, aunque en las regiones polares puede alcanzar en invierno los -125ºC. A esa temperatura es imposible que el agua fluya de forma estable en estado líquido por su superficie, incluso con el descenso crioscópico que aportan grandes cantidades de sales disueltas, como se afirmó en el último estudio de la NASA a raíz del hallazgo de agua líquida fluyendo por la superficie durante determinadas épocas del verano marciano. Por el contrario, el planeta Marte era mucho más cálido y húmedo en la antigüedad que el Marte frío y desértico de hoy.
Los científicos afirman desde hace varios años a partir de datos recogidos por diferentes misiones al planeta vecino que las evidencias geológicas y geoquímicas apuntan a que hubo un gran cambio climático en Marte que modificó al extremo su fisonomía. Hoy, la superficie de Marte está a una temperatura inferior a -60ºC de promedio, aunque en las regiones polares puede alcanzar en invierno los -125ºC. A esa temperatura es imposible que el agua fluya de forma estable en estado líquido por su superficie, incluso con el descenso crioscópico que aportan grandes cantidades de sales disueltas, como se afirmó en el último estudio de la NASA a raíz del hallazgo de agua líquida fluyendo por la superficie durante determinadas épocas del verano marciano. Por el contrario, el planeta Marte era mucho más cálido y húmedo en la antigüedad que el Marte frío y desértico de hoy.

Marte con agua líquida y atmósfera densa. Recreación en Blender por el autor
La sonda MAVEN de la NASA está tratando de recoger datos que expliquen ese gran cambio climático acaecido en Marte, y lo hace desde septiembre de 2014. Aunque ahora los científicos tienen, gracias al análisis de los datos sobre la atmósfera de Marte enviados por dicha sonda, los primeros indicios de qué fue lo que pudo modificar de esa forma al planeta.



Y de esto, la principal conclusión que sacan los científicos es que el viento solar eliminó la atmósfera de Marte dejando expuesta su superficie al espacio y provocando el cambio climático que transformó aquel planeta cálido y cubierto de agua líquida en el desierto frío que se conoce hoy.
Bruce Jakosky, investigador principal de la misión MAVEN y uno de los principales autores de cuatro trabajos que se acaban de publicar de forma conjunta en la revista Science, dijo que estudiar la evolución de la parte superior de la atmósfera de Marte les permite hacer una mirada a la historia del clima del Marte primitivo.
El objetivo del científico de la Universidad de Colorado (Boulder, EEUU) y los más de 125 investigadores que forman parte de la misión de la NASA es averiguar qué gases y qué cantidad de los mismos escaparon hacia el espacio desde la atmósfera marciana y cuándo ocurrió ese fenómeno. Además, el científico aclaró que esto les dirá muchas cosas acerca de la historia de la atmósfera y realmente puede también darles pistas sobre el potencial de Marte para albergar vida, al menos en la superficie.
Durante la presentación de estos cuatro trabajos, el propio científico principal del Programa de Exploración de Marte de la NASA, Michael Meyer, resumió algunas de las causas que manejaban los investigadores como más probables de la pérdida de la atmósfera. Y es que los gases podrían haber pasado a formar parte de minerales calcáreos o hidratados, haberse escapado como consecuencia del impacto de un asteroide o haber sido eliminados hacia el espacio por el viento solar.


Meyer dijo que quieren saber si el dióxido de carbono se depositó para formar carbonatos o si pasó a la parte alta de la atmósfera y se escapó hacia el espacio exterior perdiéndose. Pero como no han encontrado ningún depósito calcáreo que apoye la primera hipótesis, piensan que debió escaparse, pero quieren saber cuánto gas se ha escapado y cuándo ocurrió ese fenómeno extremo.
Una de las principales conclusiones que han obtenido los autores es que han podido cuantificar la cantidad de gas que se está escapando hacia el espacio exterior en la actualidad, lo que da un valor de unos 100 gramos por segundo; o más o menos 8 toneladas y media de gas por día que escapa al espacio exterior. Esto acumularía en un año marciano más de 6 mil toneladas.
Aunque esta cifra no es constante, se incrementa de forma dramática durante las tormentas solares. Lo que ven hoy en día los investigadores sugiere que la tasa de fuga de estos gases desde la atmósfera marciana debió ser mucho mayor en el pasado, cuando la radiación solar era más potente y más intensa. Los científicos creen estar ante las primeras pruebas contundentes de que el escape de gases hacia el espacio debido al viento solar fue el actor principal del cambio climático que sufrió Marte en el pasado

La Tierra no pierde gas al ritmo que los hace Marte debido a que posee un campo magnético muy potente provocado casi con seguridad por la rotación diferencial de su núcleo activo. Marte también lo tuvo así en su origen, pero el núcleo del planeta rojo se enfrió hace tiempo y eso ha debilitado el campo magnético y ha facilitado que los gases se escapen hacia el espacio exterior.
Cuando Marte perdió el calor interno producido por la desintegración de sus elementos radiactivos, esto hizo que desapareciera su campo magnético, lo que lo dejó expuesto completamente al viento solar, que está formado por partículas de alta energía en forma de iones.
De esta forma, para concluir, los cuatro trabajos ponen en evidencia el pasado acuoso del planeta rojo debido a una atmósfera densa y una temperatura promedio alta. Estas condiciones de habitabilidad podrían ser determinantes para saber si Marte pudo contener organismos vivos en el pasado. Si es así, ¿hubo tiempo suficiente como para que la vida prospere? Si hubo vida microscópica en el Marte primitivo ¿tuvo tiempo de evolucionar en organismos superiores antes de que la atmósfera del planeta sea barrida por el viento solar? O incluso podríamos plantearnos la posibilidad de que si existía vida en aquellos tiempos húmedos del planeta, ésta pudo migrar al interior de Marte antes del desastre que significó la pérdida de los gases atmosféricos.

Por BFA

No hay comentarios: