24 abr. 2017

Astrónomos develan el misterio de las estrellas del bulbo galáctico de alta metalicidad

Durante mucho tiempo persistió una controversia en cuanto a un grupo de estrellas pertenecientes al bulbo galáctico, la región que rodea al núcleo, y la elevada metalicidad de las mismas.

Clásicamente las estrellas se clasifican en población I, las que están presentes en los brazos espirales y que poseen alta metalicidad y las estrellas de población II, las que están presentes en el centro de las galaxias espirales, en los cúmulos globulares y en casi toda la morfología de las galaxias elípticas.
Las estrellas de la población II pertenecen a las primeras generaciones de estrellas de vida larga creadas tras el Big Bang, y por tanto la mayoría con poca abundancia de metales. Resulta poco probable que estas estrellas tengan planetas orbitándolas.
Durante mucho tiempo se pensaba que todas las estrellas de población II eran de baja metalicidad, pero ya se sabe que esto no es cierto. En la galaxia, las estrellas de población II del halo estelar son efectivamente de baja metalicidad. Sin embargo, las estrellas de población II del bulbo tienen metalicidades relativamente altas que pueden llegar a ser tipo solares.
Este era el problema pues se suponía que el núcleo de las galaxias había dejado de generar estrellas hacía mucho tiempo.

Es decir, había que buscar un mecanismo de creación estelar en este ambiente tan hostil como lo es el núcleo galáctico.

Estrellas que nacen en los vientos de agujeros negros supermasivos

Pero ahora el el VLT de ESO detecta un nuevo tipo de formación estelar.

Hace unos días, las Observaciones llevadas a cabo con el VLT (Very Large Telescope) de ESO, han revelado que hay formación estelar dentro de las poderosas emisiones de material lanzadas desde los agujeros negros supermasivos, presentes, presumiblemente, en los núcleos de todas las galaxias. Estas son las primeras observaciones confirmadas de estrellas formándose en este tipo de ambiente extremo. El descubrimiento tiene muchas consecuencias para la comprensión de las propiedades y la evolución de nuestra galaxia y en particular en lo referente a poblaciones estelares.



En este trabajo, un grupo europeo de astrónomos, dirigido por investigadores del Reino Unido, ha utilizado los instrumentos MUSE y X-shooter, instalados en el VLT (Very Large Telescope) de ESO, en el Observatorio Paranal (Chile), para estudiar una colisión que está teniendo lugar entre dos galaxias, conocidas colectivamente como IRAS F23128-5919. Estas galaxias se encuentran a unos 600 millones de años luz de la Tierra. El equipo observó los colosales chorros de material o jets que se originan cerca del agujero negro supermasivo situado en el centro de la galaxia más al sur, y han encontrado la primera evidencia clara de que hay estrellas naciendo dentro de ellos.

El líder del equipo, Roberto Maiolino, de la Universidad de Cambridge dijo que durante un tiempo los astrónomos pensaron que las condiciones que se dan en el interior de estos chorros podrían ser las adecuadas para la formación de estrellas, pero que nadie había podido ver este fenómeno en acción porque es algo muy difícil de observar. Además comentó que sus resultados son emocionantes porque muestran, inequívocamente, que se crean estrellas dentro de estos chorros.
El grupo detectó con sus instrumentos una joven población estelar en el chorro de emisión del agujero negro. Se cree que estas estrellas tienen menos de unas pocas decenas de millones de años, y el análisis preliminar sugiere que son más calientes y más brillantes que las estrellas formadas en entornos menos extremos, como el disco galáctico.

Además, los astrónomos también determinaron el movimiento y la velocidad de estas estrellas. La luz de la mayoría de las estrellas de la región indica que viajan a velocidades muy grandes, alejándose del centro de la galaxia (lo cual tendría sentido para objetos atrapados en una rápida corriente de material en movimiento.)
Maiolino se muestra entusiasta en referencia al futuro de la investigación y dice que si realmente hay formación de estrellas en la mayoría de los chorros de emisión galácticos, como predicen algunas teorías, entonces esto proporcionaría un escenario totalmente nuevo para la comprensión y evolución de las galaxias.

Por Pf: Mariano Miguel Lanzi basado en:
http://www.eso.org/public/spain/news/eso1710/

No hay comentarios: