1 may. 2017

Galaxia primitiva aporta datos acerca de la formación estelar en los inicios del Universo

Una Galaxia primitiva ayuda a entender el nacimiento y muerte de estrellas
Un equipo de astrónomos ha utilizado el telescopio milimétrico y submilimétrico ALMA para detectar una enorme masa de brillante polvo de estrellas en una galaxia primitiva, cuando el universo tenía sólo el cuatro por ciento de su edad actual. 

Esta galaxia fue observada poco después de su formación y es la galaxia más distante en la que se ha detectado polvo. Esta observación es también la detección de oxígeno más distante en el universo. Estos nuevos resultados proporcionan información acerca del nacimiento y la explosiva muerte de las primeras estrellas.
La galaxia A2744_YD4 es la más joven y más alejada vista por ALMA. Contiene una gran cantidad de polvo interestelar formado por la muerte de una generación anterior de estrellas.



El polvo cósmico se compone, principalmente, de silicio, carbono y aluminio en granos diminutos de tamaños de una millonésima de centímetro. Los elementos químicos de estos granos se forjan dentro de las estrellas y son esparcidos por el cosmos cuando las estrellas mueren en forma de supernova.
Vemos la galaxia como era cuando el universo tenía sólo 600 millones de años, durante el período en el que se estaban formando las primeras estrellas y galaxias. Está a 12400 millones de AL
Esta galaxia se encuentra detrás de un cúmulo de galaxias masivas llamado Abell 2744. Por el fenómeno de lentes gravitacionales, el cúmulo actuó como un gigante "telescopio" cósmico, ampliando la galaxia A2744_YD4 aproximadamente unas 1,8 veces.
Las observaciones de ALMA también detectaron la brillante emisión del oxígeno ionizado de A2744_YD4. Esta es la más distante y, por lo tanto, la detección más temprana de oxígeno en el universo, superando otro resultado de ALMA de 2016.
El equipo estima que A2744_YD4 contiene una cantidad de polvo equivalente a 6 millones de veces la masa de nuestro Sol, mientras que la masa estelar total de la galaxia es de 2.000 millones de veces la masa de nuestro Sol. El equipo también midió la tasa de formación estelar en A2744_YD4 y descubrió que las estrellas se forman a un ritmo de 20 masas solares por año, en comparación con una sola masa solar por año en la Vía Láctea.
Esta tasa no es inusual para una galaxia tan lejana, pero arroja luz sobre a qué velocidad se formó el polvo en A2744_YD4. Y el tiempo necesario es de tan solo unos 200 millones de años, por lo que estamos observando esta galaxia poco después de su formación".
Esto significa que la etapa importante de formación estelar comenzó aproximadamente 200 millones de años antes de la época en que la galaxia está siendo observada.

Por BFA de:
http://www.eso.org/public/spain/news/eso1708/

No hay comentarios: